Salud respiratoria

Lechones y cerdos - Cómo puedes identificar y prevenir enfermedades respiratorias en cerdos y lechones en una etapa temprana - ¡Descúbrelo ahora!

cargar más

Salud respiratoria

Nuestra tienda en línea es sólo

incl. IVA.

Salud respiratoria

Nuestra tienda en línea es sólo

incl. IVA.

Salud respiratoria

Nuestra tienda en línea es sólo

incl. IVA.

excl. Envío

¡Cómo prevenir enfermedades respiratorias en cerdos y lechones en una etapa temprana!

Las enfermedades respiratorias en lechones y cerdos son una de las enfermedades más importantes en la producción porcina, especialmente en los meses de otoño e invierno. Las consecuencias de las enfermedades respiratorias son reducción de la ganancia diaria de peso en lechones y cerdos de engorde, peor conversión alimenticia, animales y lechones con bajo peso y grupos de engorde que han crecido de forma diferente. La muerte súbita, la fiebre y la falta de apetito pueden acarrear pérdidas económicas elevadas.

Las enfermedades respiratorias en lechones y cerdos suelen ser multifactoriales. Además de las influencias ambientales estacionales (por ejemplo, fluctuaciones de temperatura) y el clima estable, las propias defensas del cuerpo de los animales también tienen una influencia considerable en cómo se multiplican los patógenos en el stock. La inmunidad de las cerdas madres es aquí de gran importancia debido a la transmisión de anticuerpos específicos con el calostro, que pueden reducir la adherencia de patógenos del tracto respiratorio. Después del nacimiento, los lechones están inicialmente protegidos por anticuerpos maternos. La proporción de estos anticuerpos disminuye con el aumento de la edad de los lechones, mientras que al mismo tiempo la propia inmunidad de los lechones aún no está completamente desarrollada. En el momento del destete, existe una brecha de inmunidad en la que las infecciones tienen rienda suelta. Pero también los cerdos de engorde se ven afectados con mayor frecuencia por problemas respiratorios en el momento de mayor crecimiento (60 – 80 kg). En esta fase se requiere gran parte de la energía para el crecimiento y se exige mucho al organismo, lo que hace que los animales sean más susceptibles a las enfermedades.

En general, cuando se trata de enfermedades respiratorias, más vale prevenir que curar.

Recomendamos: PHYTOsolvan®: ¡el poder de las hierbas para respirar libremente!